Sonando Ahora
Title
Artist


Un experimento convierte la telepatía en realidad

¿Es posible contactarse con el cerebro de otra persona para hablarle o transmitirle un mensaje? Hasta el momento, era una capacidad que le envidiábamos al Profesor X. Hoy, podría ser la internet del futuro.

Es que la ciencia acaba de demostrar que la telepatía electrónica ya es una realidad. Fue un grupo de neurocientíficos de Washington y Carnegie Mellon que crearon BrainNet, una tecnología que conecta cerebros y es considerada “la primera red social no invasiva” de estas características.

Fue Andrea Stocco, de la Universidad de Washington, junto a su equipo, que demostró que esta tecnología ya es un hecho. Por medio de electroencefalogramas y de la estimulación magnética transcraneal, dos de los voluntarios que participaron del experimento le indicaban a un tercero hacia dónde debía girar la pieza del juego Tetris que caía en una pantalla. Las tres personas estaban en habitaciones diferentes y por medio del ejercicio se obtuvo una precisión de 82 por ciento en la ejecución del juego.

“Dos de los tres sujetos son ‘remitentes’ que pueden ver la interfaz completa del juego y que le dicen al tercero (que sólo ve la pieza que cae) hacia dónde debe girarla. Este receptor está conectado a un equipo de estimulación magnética transcraneal”, explica el estudio.

BrainNet, la tecnología que transforma la telepatía en una realidad

BrainNet, la tecnología que transforma la telepatía en una realidad

Y agrega: “Si el remitente quería ordenar, por ejemplo, que el giro fuera a la derecha, miraba a una luz LED que parpadeaba a 15 Hz. Esto estimulaba al electroencefalograma que transportaba por Internet la señal que luego indicaba al receptor el cumplir con una función determinada preestablecida”.

Además, se realizó la prueba del “falso error”, por medio de la cual se le propuso a uno de los remitentes fallara intencionalmente para que el receptor aprendiera la confiabilidad de los emisores.

Por el momento, hace falta seguir investigando al respecto y hacer más pruebas. Pero los científicos aseguran que esta tecnología podría tener aplicaciones en tareas repetitivas efectuadas por humanos.

Comments

comments