¿Estabas ansiosa para que llegaran las vacaciones para poder tomar sol y lucir un look más veraniego, tanto en el outfit como en el color “tostado” de la piel? Si sos una de ellas, deberías tener en cuenta estas técnicas para que el color no se te vaya con tanta rápidez.

Principalmente es necesario saber que broncearse no es algo que le haga mal a la piel, siempre y cuando se haga con precaución, es decir que no es bueno hacerlo en exceso y sin recaudos.

Para ello, es recomendable: usar protección, no exponerse al sol en horarios pico y tampoco hacerlo de forma estática sino más bien en movimiento, ya que esto permite dar diferentes ángulos al sol para que la piel renueve su micro-atmósfera.

Ahora bien, una vez bronceados, la forma de prolongar el color en el cuerpo se consigue de la siguiente manera:

Realizar tratamientos hidratantes y desinflamantes:

Son bastante conocidos, pero es bueno recordar que los productos con Aloe Vera son muy buenos para que piel no se pele ni pierda el color de forma parcelar. Con lociones o emulsiones con vitamina A y E, se logra prolongar el color.

Otro dato importante es que, aunque ya no se tome el mismo sol que en vacaciones, es importante seguir usando algún factor de protección durante todo el año.